Novedades

Artículos y Noticias de la Carne Argentina y el campo.

El secreto para lograr un emprendimiento ganadero de alta producción

En la Jornada a Campo del IPCVA en Venado Tuerto se pudo ver el trabajo del establecimiento Colegio Salesiano. La actividad productiva se diversifica en cría, tambo y agricultura. La importancia de la genómica.

El secreto para lograr un emprendimiento ganadero de alta producción

Lograr terneros al destete con un promedio de 210 kilos, con 300 vientres preñados y un tambo con más de 500 vacas en ordeño, con una media de 36 a 40 litros de leche diario, son datos para tener en cuenta como ejemplo de un sistema ganadero de alta producción. Y más aun cuando se trata de un establecimiento educativo como el Colegio Salesiano de Venado Tuerto, Santa Fe, ubicado sobre la ruta 4S, km 78.

Este es el emprendimiento, que el Instituto de Promoción la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) eligió para su tercera jornada a campo del año, realizada el 14 de julio bajo la consigna “Los desafíos de producir carne en la zona núcleo”.

El colegio y el establecimiento agroganadero están ubicados sobre un predio de 1350 ha, que fueron donadas a la obra de Don Bosco por Alejandro Estrugamou (h). Su actividad está diversificada, con 900 ha tiene actitud agrícola y las 150 restantes  fueron asignadas a la ganadería. Allí se practica un sistema ganadero de alta producción.

El campo tiene 30 ha asignadas a la cría; 25 ha, corresponden al tambo, un espacio asignado a un feetlot a cielo abierto en el que se alojan 200 terneros al destete y 120 vacas/vaquillonas rechazadas.

La producción agrícola se realiza en siembra directa con rotaciones agrícolas que incluyen maíz, soja de primera y trigo soja. La actividad del establecimiento se diversificó también con el alquiler de 83 ha a un semillero. 

“En el esquema agrícola se asignaron 637ha a maíz/soja de primera y, trigo soja de 2ª. Además se ocupan 223 ha con maíz para picado y para alfalfa para picar”, amplió Marcelo Aníbal Bottazzi, director de la Obra.  

Además, dentro de la diversificación, el Colegio Salesiano ofrece servicios con una planta de silo para acopio; una planta de balanceados, maquinarias y maquinarias para el manejo del tambo, describió Bottazzi.    

 “Pusimos en práctica una rotación que se logró estabilizar, mientras que las 130 hectáreas afectadas a la ganadería son de Clase 5”, aseguró el ingeniero agrónomo Juan Carlos Rébora, uno de los asesores del emprendimiento.

La ganadería

La ganadería se concentra en la actividad de cría, que incluye, además de los terneros del rodeo de carne, los que vienen del tambo. “La producción lechera hoy es nuestro principal sustento”, aseguró Rébora.     

 “En 1988, el rodeo de cría era intensivo y se trabajaba con 120 vacas Hereford en los bajos del campo, con altos contenidos de sal. Pero en 2018 se refundó el esquema de producción. Se pensó en un sistema más intensivo y se decidió tener 300 vientres preñados reforzados con la compra de vaquillonas para servicio y vaquillonas preñadas”, describió Juan Mateo Covachevich, médico veterinario y ex alumno del Colegio Salesiano.    

El rodeo de cría se completa con un toro Aberdeen Angus, dos Limangus, un Charolais y un Limousin.

“Para la cría tenemos 300 vacas que ocupan en forma efectiva 30 ha de alfalfa con gramíneas  y a veces hacemos algo en los bajos que complementamos con algún verdeo de invierno. Tenemos también un pequeño corral de encierre donde engordamos al ternero que sale del tambo hasta los 200 kilos al destete  y agregamos las vacas rechazadas de la cría y del tambo”

En el campo se realizan “los puentes verdes” o cultivos de servicio, que son implantados en una superficie de 65 ha, sin interferir  con la agricultura que es aprovechado por la ganadería. Además restan las 60ha de campo natural sin mejoras.

“Esta superficie la utilizamos como escape  para los momentos en que no tenemos buena producción de pasto en las pasturas o en los verdeos”, amplió Covachevich.

Reproducción    

El establecimiento es libre de Brucelosis y Tuberculosis bovina y se cumple con el plan sanitario nacional completo.

“Las vaquillonas y vacas próximas a parir reciben en el periodo de pre parto un complejo vitamínico completo, además de las vacunas del complejo respiratorio y diarrea. Si es necesario a los  animales se le aplica un baño de Pouron para el control de los piojos en invierno”, agregó el veterinario.

Al tacto, se aplica el complejo reproductivo y los antiparasitarios. También se aplican las vacunas contra Afosa y Carbunclo, de acuerdo a lo establecido por el Plan Nacional de Sanidad y se efectúa re certificación de Brucelosis TBC.

Con respecto a los toros “la sanidad es parecida al de las vacas, se les entrega el complejo vitamínico y la aplicación de las vacunas respiratorias y antiparasitarios. Los terneros, mientras permanecen al pie de la madre, reciben el complejo clostridial, las vacunas respiratorias, cobre y la vacunación que corresponde por el Plan Nacional”, detalló el profesional.

Al momento de la inseminación el rodeo de vientres está dividido en dos grupos,  las vacas cabeza y las vacas cuerpo.

La reproducción es estacionada en 80 días de servicio entre el 1 de noviembre y el 20 de enero de cada año. A los 10 días de iniciado ese período: “ingresan las vacas  de la cabeza al periodo de IATF (la inseminación a tiempo fijo), a los 12 días reciben una segunda IATF. En esta esta etapa se incluyen a las vacas del cuerpo del rodeo que  reciben la primera IATF  y luego se hace un repaso con los toros”, explicó el asesor.

A los 30 días se realiza una ecografía de todas las vacas y también la segunda IATF para las vacas de cuerpo.  A los 35 días se juntan las vacas con los toros y a los 60 días se realiza un diagnóstico de gestación. Para las vaquillonas de 15 meses se hace una detección de celo.

Los resultados de preñez, en la medición correspondiente a 2021 alcanzaron  al 94% y en las vaquillonas de segundo servicio se logró un promedio de 85% de preñez. En el caso de las vaquillonas de reposición el índice de preñez alcanzó al 87%. El promedio general del rodeo alcanzó al 90%.

Producción

Los terneros nacidos de vaquillonas, pesan entre  22 y  25 kilos y,  los que nacidos de vacas pesan entre 32 y 38 kilos. Al destete estos terneros alcanzan un peso que oscila entre los 200 y los 250 kilos.

 “En el  esquema de alimentación, los terneros desde los primeros días son alimentados mediante el sistema de creep  feeding que consiste en una oferta de balanceado  durante toda la lactancia, preparado en el mismo establecimiento al 20%”, amplió Covachevich. 

Asimismo, cuando los animales vienen de la parte baja del campo o de algún rastrojo de maíz, la alimentación se refuerza desde un alimentador, con nutriliq, un producto a base de proteínas.

Con respecto a la reposición de vaquillonas, desde el destete hasta el tacto a corral se les entrega una oferta de materia verde de 13 a 14 k/d y unos 6 k/d de materia seca,  con una ganancia diaria de 0,700 k/d. El precio de cada ración se ubica en $122,00/d.

Mapeo genómico

El establecimiento compró este año 37 vaquillonas Angus preñadas con datos genómicos sobre una población de sesenta vientres.

“El año pasado decidimos hacer el mapeo genómico de las vacas para respaldar los datos productivos. Tenemos los índices de cada vaca que nos permite saber lo que podemos esperar de su generación, por eso contamos con mediciones que nos permiten conocer de ante mano el peso al nacer, facilidad de parto o, peso al destete. Son los mismos DEP’s que se estudian cuando se decide comprar un toro”, explicó el médico veterinario Eugenio Sosa.

“Trabajamos  con un rodeo que tiene una base genómica de los vientres Angus definidos y se busca, de esta manera utilizar toros con buenas curvas de crecimiento, sin resignar habilidad materna  y facilidad de parto.  Generamos así nuestra propia reposición”, aseguró  el asesor.

 “Con la genómica buscamos destetar teneros con la mayor cantidad de kilos posibles en poco tiempo y en el caso de los toros tratamos de seleccionarlos en función de los datos concretos de producción y no regirnos por los aspectos fenotípicos”, reseñó Sosa.

Para realizar el seguimiento de los animales y obtener información se utilizan tres caravanas, una es la trazabilidad del Senasa, que es obligatoria, una caravana para control interno y un botón electrónico que permite identificar y homologar cada dato que se carga en el sistema de seguimiento y monitoreo de cada animal.

 


Más Novedades de Interés

¡El 25 de agosto llega un nuevo “Punto de Encuentro”<br>para jóvenes de la cadena de la carne en Santa Fe!

¡El 25 de agosto llega un nuevo “Punto de Encuentro”
para jóvenes de la cadena de la carne en Santa Fe!

Se realizará bajo el slogan Asociativismo, integración productiva y medio ambiente en la Cooperativa Lehmann de la localidad de Pilar. Será libre y gratuita pero con cupos limitados. Podés inscribirte haciendo CLICK ACÁ.

Ver Más...
31 de agosto: nueva jornada a campo del<br>IPCVA en Magdalena, Provincia de Buenos Aires

31 de agosto: nueva jornada a campo del
IPCVA en Magdalena, Provincia de Buenos Aires

Bajo el slogan “Valor agregado en ganadería de la Cuenca del Salado”, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina realizará un nuevo encuentro presencial con entrada gratuita pero cupos limitados. La inscripción puede realizarse INGRESANDO ACÁ.

Ver Más...
Carne y fútbol: las dos grandes pasiones<br>argentinas se unen para trabajar dentro y fuera del país

Carne y fútbol: las dos grandes pasiones
argentinas se unen para trabajar dentro y fuera del país

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) firmaron un convenio marco de cooperación en materia educativa, deportiva y social.

Ver Más...